La Filarmónica de Montevideo realizará un homenaje a Horacio Ferrer

SILVIA DANIELA  PEREZ PRIARIO

ferrer_3

Foto: Intendencia de MontevideoEste lunes 8 de junio a las 19.30 horas en el Teatro Solís, La Orquesta Filarmónica de Montevideo estará presentando el concierto “Orquestango”, rindiendo así un homenaje al poeta y compositor uruguayo Horacio Ferrer (1933-2014).

La dirección estará en manos de Álvaro Hagopián, y la Orquesta interpretará obras de Horacio Ferrer, Astor Piazzolla, Manolo Guardia y Alfredo Zitarrosa.

Además, habrá invitados especiales entre los que destacan: los cantantes Amelita Baltar y Tabaré Leyton, Néstor Vaz (bandoneón), Alberto Magnone (piano) y Jorge Nocetti (guitarra).

Las entradas están en venta en la boletería del teatro Solís, que abre martes a sábados en el horario de 13 a 20, domingos, lunes y feriados en el horario de 15 a 20.

Horacio Ferrer

Ferrer nació un 2 de junio de 1933 en Montevideo. Fundó la Academia Nacional del Tango en 1990 y permaneció trabajando allí hasta que la salud se lo permitió. Creada el 28 de junio, sobre ella, Ferrer dijo alguna vez al diario Clarín: “Hay que tener mucho tarro, buena compañía, perseverancia, alegría de haberlo realizado y de considerar que yo, que no nací en la Argentina, pueda ofrecerle a la Argentina una Academia Nacional del Tango que era una cosa casi imposible de imaginar antes”.

En el año 1967 publica “Romancero canyengue” que tuvo una muy buena recepción entre los tangueros. Así Ferrer se ganó la admiración de Piazzolla, Benedetti, Troilo, Cátulo Castillo, Homero Espósito que lo elogiaron reconociendo que había inaugurado un lenguaje nuevo para el mundo del tango.

Comienza entonces a trabajar con Piazzolla, que, junto a otros tangueros, lo alienta a radicarse en Buenos Aires.

En los años 50, Ferrer fue uno de los fundadores del emblemático “Club de la Guardia Nueva”, en donde tenían lugar los recitales de los tangueros que revolucionaban al tango en ese momento, entre ellos, Troilo, Piazzolla y Salgán.

Hacia 1955 conoce a Piazzolla, y empiezan a trabajar juntos, fascinados desde un primer momento con el trabajo del otro y admirándose entre sí. Este dúo dio un giro al tango rioplatense marcándolo para siempre. Ferrer y Piazzolla hicieron juntos más de 50 obras, entre las que se encuentran La bicicleta blanca, Chiquilín de Bachín, o Balada para un loco.

En entrevista con El Observador hace unos meses, Ferrer rememoró una serie de anécdotas entrañables junto a Piazzolla y Troilo: “Me puse a estudiar el tango y fundé una institución que se llamaba El Club de la Guardia Nueva. Era en Soriano casi Minas. Piazzolla decía que debíamos decir Señoritas, no Minas; Soriano y Señoritas… Estaba con las cumbres del tango, era amigo de Roberto Goyeneche y de otros tanguistas. Mientras, estudiaba mi carrera de arquitecto”.

Ferrer falleció en diciembre del año pasado, a sus 81 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s