Cine venezolano: De los altibajos al esplendor

Antonio Barrios

“Espasmódicos”, así fueron los momentos de la cinematografía nacional en el pasado para el presidente de la Distribuidora de Cine Amazonia Films, Víctor Lucker, quien reflexiona sobre la dorada década de 1980, las intermitencias en la producción en los setenta y la estrepitosa caída en durante los noventa.Con más de cien largometrajes, los años ochenta condensaron la mayor producción en la historia del cine nacional y fue la época en la que se registró el mayor número de espectadores de películas criollas. Según datos de Cameo Marketing, solo en el año 1986 asistieron a las salas 4.139.346 personas, cifra gigantesca si se compara con las 77.000 que ocuparon las butacas en 1994.

“Tuvimos momentos, entre los 70 y 80, cuando el producto de la exhibición pagaba la película, pero llegamos a tener años donde se estrenó una película y solo asistieron a verla 400 personas. No existían políticas claras”, expresó Luckert.

El éxito de la cinematografía venezolana subía o se derrumbaba aparatosamente; el sector galopaba por un sendero de colinas y precipicios. Lo único seguro era la inestabilidad. En ese escenario vivieron y se desarrollaron los trabajadores del cine.

“En el cine, que involucra tecnologías, si interrumpes la actividad, pierdes condiciones y prácticas, como un atleta. Eso pasaba al no tener un trabajo continuo que nos permitiera crecer y desarrollarnos”, expresó.

El sonidista Mario Nazoa coincide con Luckert, aunque señala que entre 1974 y 1978 Venezuela vivió una época de gran producción cinematográfica y confiesa: “Hemos estado con idas y venidas”.

Producción in crescendo

Luego de 2005, con la reforma de la Ley de Cinematografía, las cosas empezaron a cambiar. De un depender del presupuesto que aprobara el Congreso Nacional (en el pasado) o la Asamblea Nacional (más recientemente) el sector empezó a contar con el Fondo de Promoción y Financiamiento del Cine (Fonprocine) que crece anualmente y que se alimenta con los impuestos de las casas productoras, las agencias de publicidad, las distribuidoras de cine y empresas que alquilan equipos para la producción.

“En los últimos cinco años la producción ha ido in crescendo, tanto así que tengo esperanzas de que este año se estrenen cinco películas en las que yo he trabajado, entre ellas Azú y El hombre de las dificultades, de Luis Alberto Lamata y La distancia más larga, de Claudia Pinto, coproducción con España”, apuntó Nazoa.

Este sonidista, con más de 40 años en el mundo del cine, trabajó en El Manzano Azul, de Olegario Barrera, una de las películas más taquilleras de 2012, año en el que se estrenaron 13 largometrajes. En 2008 el país batió el récord con 35.

La estabilidad en el sector, para Lucker, viene dada no sólo por una producción permanente de unos 10 largometrajes al año y por los 15 estrenos anuales en promedio, sino también por la seguridad social que han ido conquistando los trabajadores cinematográficos.

Luckert, quien hace cine desde finales de la década de 1970, apuntó que los trabajadores del sector durante muchos años no contaron con recursos para atender sus enfermedades ni pensión que los apoyara cuando cumplían cierta edad.

“Una demostración de lo bueno hoy contra lo malo de ayer es el que exista una Asociación para el Bienestar Social del Trabajador Cinematográfico (Abicine), esto nos permite que el trabajador tenga ciertos beneficios que antes no tenía como seguro médico, ayuda en caso de enfermedades, planes vacacionales para hijos y nietos, programas de lactancia”.

Momento de esplendor

Después de aquellos 4.000.000 de espectadores que se registraron en el año 1986 y del declive en los años noventa, el público vuelve a las salas para ver cine venezolano.

En el 2010, más de 2.000.000 de butacas ocupadas en proyecciones de películas criollas, en 2005 asistieron 1.162.645 personas y en 2007, más de 1.500.000, sin contar los espectadores de las proyecciones de calle y las exhibiciones en las salas comunitarias de la Cinemateca Nacional.

“Vivimos un momento de esplendor del cine que nos obliga a ser cada vez mejores, que nos obliga qué estamos haciendo, como lo estamos haciendo, y a crecer en ese sentido, tenemos un gran compromiso con los espectadores a quienes hemos recuperado”./ AVN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s