Aniversario de la muerte de Bob Marley

Se cumplen 30 años de la muerte de la leyenda del Reggae y su música sigue tan viva como siempre.

Treinta años después de su muerte, Bob Marley, el ‘Rey del reggae’, sigue siendo un ícono en Jamaica y su culto se ha transformado en una industria fructífera, pero el compromiso político que transmitía en sus canciones tiende a perderse entre los jóvenes jamaiquinos.

“Su música está tan llena de vida que es difícil llorar” por su ausencia, dice Bernadette Hellwanter, turista austríaca de 24 años, mientras visita el museo Bob Marley en Kingston, donde el músico vivió y compuso varios de sus temas.

Como muchos otros fanáticos, Bernadette vive el aniversario de la muerte de Marley más que nada como una fiesta. “Mi primera interpretación musical en mi liceo de Virginia fue ‘No Woman No Cry’, cuenta con entusiasmo Nickia Palmer, cantante jamaicana de 33 años que vive en Estados Unidos, mientras observa una de las célebres fotos en la que se ve a Marley junto a su guitarra Gibson.

En las calles de la capital de Jamaica la legenda de Marley -muerto el 11 de mayo de 1981 por un cáncer- sigue siendo alimentada. Su culto se ha transformado en un mercado jugoso.

Todos los días se ofrecen visitas organizadas a Nine Mine, su pueblo natal, donde pululan las tiendas de ‘souvenirs’ que venden todo tipo de objetos con su imagen.

Pero es tanta la comercialización que los allegados al artista temen que su mensaje de justicia y defensa de los oprimidos transmitido en sus canciones se borre por completo.

“Su objetivo nunca fue comercial”, explicó su amigo Herbie Miller. “El dinero no era su principal motivación”.

La imagen del cantante rasta comprometido políticamente comienza a perder fuerza en Jamaica, según la Fundación Marley, que lamenta la falta de eventos previstos para celebrar el aniversario de los 30 años de su muerte.

Las canciones del padre del reggae se difunden poco en las radios locales. Solo pasan algunos temas bien conocidos, como ‘One Love’ o alguna militante como ‘Exodus’.

Según Miller, “el poder en Jamaica intenta suavizar” el mensaje revolucionario del artista. De hecho, hay pocas visitas organizadas en el Trench Town, el gueto vecino a Kingston donde Bob  Marley vivió en los años 60, que inspiró algunas de sus canciones más comprometidas.

Recordado en todo el mundo

El músico jamaicano Bob Marley, con más de de 200 millones de álbumes vendidos en todo el mundo, murió el 11 de mayo de 1981 en Miami, hace exactamente 30 años, lo que motiva homenajes en todas partes del mundo.

Los rastafaris de Zambia se reunirán en Lusaka para ‘celebrar la vida’ de su ídolo, que se ha convertido en ‘el portavoz de los desfavorecidos’ del mundo entero.

Su música “sigue manteniendo una unidad que va más allá de creencias, razas, colores, fronteras y culturas”, dijo Brian Chengela, director de Jah Entertainment.

También se realizarán conciertos, se difundirán programas de radio o televisión, como el documental ‘The Wailers: Catch a Fire’, que muestra los entretelones de la grabación de este álbum en 1972.

Treinta años después de la muerte del músico jamaicano, varias corrientes musicales que “aparecieron a partir de los años 1950, como el punk o el rock, siguen existiendo”, explicó la socióloga e investigadora de la Universidad de París-Sorbona, Anne Petiau.

Robert Nesta Marley sigue simbolizando la protesta, la emancipación y la libertad para mucha gente de distintas edades, incluso jóvenes, que descubren así la música que escuchaban sus padres o abuelos y a una estrella originaria de un país pobre.

Por su parte, los mayores “siguen escuchando la música de su juventud que (…) los retrotrae a aquella época”, según Petiau.

En términos generales, la voz y la espiritualidad de Bob Marley -que forman parte de la cultura rastafari y han llevado a que se lo presentara en muchas oportunidades como el apóstol del cannabis- se han convertido en las de muchos desfavorecidos de varios lugares del mundo.

Marley nació el 6 de febrero de 1945 en Rhoden Hall, cerca de Nine Miles, en la parroquia de Saint Ann (Jamaica), de madre jamaicana y padre inglés (un oficial de la Marina que el músico no conoció).

Vivió en el gueto de Trenchtown, en Kingston, y, en 1962, grabó su primer canción, ‘Judge Not’, tras lo cual fundó el grupo The Wailers con Peter Tosh y Bunny Wailer.

En 1966, emigró a Estados Unidos por razones económicas. Allí conoció a Mortimer Planno, un jamaicano de origen cubano que le transmitió parte de su cultura rastafari.

Tras regresar a Jamaica, en los años 1960, sacó sus primeros álbumes con The Wailers a principios de los años 70. ‘Catch a Fire’ y ‘Burnin’ en 1973.

En 1974 grabó su primer álbum como solista, ‘Natty Dread’. Luego vinieron ‘Rastaman Vibration’ en 1976 y ‘Exodus’ en 1977.s, Francia

AFP/ http://bogota.vive.in

*****

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s