Comercio desvirtúa esencia de la Navidad

Millones de personas en todo el mundo celebran la Navidad como la época del amor, la paz y la unidad. La fiesta incluye preparativos de cena, regalos para los niños y niñas, amistades y familiares.

Aunque las tradiciones para celebrar la fecha varían por país, todas apelan a la alegría de compartir en familia.

En Venezuela la Navidad significa música de aguinaldos, gaitas y un delicioso plato compuesto por hallaca, pan de jamón, pernil y ensalada de gallina. A esto se suma el ponche crema, el dulce de lechosa, los fuegos artificiales, entre otros.

Es muy común encontrar tanto en hogares y oficinas como en calles y centros comerciales la instalación del pesebre que honra al Niño Jesús y el árbol decorado con guirnaldas, luces y bolas de diferentes colores.

EL LADO OSCURO

La historia de la Navidad parece tener los primeros antecedentes entre los años 320 y 353, ligados a la celebración del nacimiento de Jesucristo. Sin embargo, la milenaria tradición ha ido dando paso al consumismo.

En octubre comienza el bombardeo publicitario, que ve cumplidos sus objetivos en el mes de diciembre, cuando los precios y el gasto familiar se disparan. Celebrar la Navidad requiere ineludiblemente ir de compras. La publicidad aprovecha estos momentos en los que afloran deseos y sentimientos para reconducirlos hacia el consumo.

Lo que hoy conocemos como San Nicolás o Santa Claus, es parte de esta estrategia publicitaria. Un señor gordo de pelo y barba blanca, de origen escandinavo, que se caracteriza por una sonrisa muy particular (jo, jo, jo), es el más esperado el 25 de diciembre, puesto que trae consigo los regalos que niños y niñas le han solicitado por medio de una carta.

En sus orígenes, Sinterklaas (así se le llamó) tenía un aspecto muy distinto al actual. Su identidad se transformó cuando los colonos holandeses exportaron su figura a Nueva York. En 1931, el ilustrador Habdon Sundbolm le hizo numerosas alteraciones por encargo de la compañía de refrescos Coca Cola, que tiñeron de rojo y blanco su vestimenta.

OPERACIÓN COMERCIAL

Hace exactamente 30 años, el 24 de diciembre de 1980, Gabriel García Márquez, en el artículo Estas navidades siniestras, calificaba la celebración como una “operación comercial de proporciones mundiales, que es al mismo tiempo una devastadora agresión cultural (en América Latina). El Niño Dios fue destronado por el Santa Claus de los gringos y los ingleses, que es el mismo Papá Noel de los franceses”.

Marcelo Colussi, columnista de distintos medios alternativos, en su artículo Carta a Papá Noel le formula varias preguntas a este personaje de chaqueta roja. Algunas de ellas son: ¿Qué tiene que ver tu persona con aquel humilde carpintero subversivo que mataron los romanos? y, ¿por qué se pide la “paz”en diciembre y todo el año lo único que hay es guerra, represión, armas y submarinos nucleares?

En un texto publicado en la página digital Aporrea (diciembre de 2008), Elena Ibarra se refiere a la Navidad de la siguiente forma: “El capitalismo ha convertido los encuentros familiares en mercancía, donde lo importante es gastar, gastar y gastar”.

Ibarra acota que esta celebración “no puede suplir el verdadero momento de encuentro, reencuentro, afecto, solidaridad y hasta el periodo de realizar un balance de nuestros actos para efectuar la necesaria planificación de lo que nos propondremos como meta para el futuro”.

_______________

En otros países

> Haití: el 24 de diciembre se celebra la gran cena. Los ricos lo hacen comiendo arroz con frijoles y macarrones al horno, y el pueblo come carne de puerco.

> El Congo: asignan un grupo para preparar un desfile anual de la Navidad. Cantan villancicos y hacen ofrendas de amor a Jesús.

> Alemania: se hornean galletas y se decoran los hogares. Usan pequeños muñecos de fruta. Los niños dejan sus cartas en las ventanas y están dirigidas a Christkind, una figura que distribuye regalos.

> Australia: se hace una cena tradicional que incluye pavo con jamón. Algunos australianos celebran esta cena al aire libre, como en la playa Bondi, de Sydney.

> Japón: la mayoría decora sus casas, a pesar de que sólo 1% de la población cree en Jesucristo. De todas maneras, intercambian regalos.

> Francia: los niños y niñas dejan sus zapatos junto a las chimeneas y luego sus padres los llenan de regalos a nombre de Papá Noel.

> Brasil: algunas costumbres son similares a las de Inglaterra, como armar el árbol de Navidad. El personaje central es Papá Noel.

> Finlandia: Santa Claus es el personaje principal, ya que sus habitantes creen que vive en la zona norte del país, en una región llamada Korvatunturi, que queda al norte del Círculo Ártico.

MARÍA CRISTINA MARTÍNEZ/CIUDAD CCS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s